Saltar al contenido

Jabón de Árnica

Al jabón de árnica se le atribuyen no solo beneficios cosméticos sino también medicinales, ya que ayuda a desinflamar golpes y pequeños moretones en la piel.

El árnica ha sido utilizada durante muchos siglos por nuestros ancestros, que fueron quienes descubrieron los primeros beneficios de este producto natural y lo empleaban para la sanación de dolores musculares, disminución de inflamaciones y además en la curación de heridas. Y en el campo de la belleza era empleado para darle suavidad e hidratación a la piel.

¿Para qué sirve?

Los usos que podemos darle a este producto de origen 100% natural son los siguientes:

Para el acné

Ayuda a disminuir el dolor causado por la irritación causada por los brotes de acné sobre la piel, también es un gran aliado para tratar problemas cutáneos como eccemas, psoriasis, rosácea e irritaciones.

Para la cara

Es suave para el rostro ya que si tu piel es sensible o delicada no le causa daño, sino que la hidratara evitando de esa forma posibles inflamaciones.

Para las varices

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias es de gran utilidad para reducir dicho problema que se da en el caso de las mujeres.

Ficha Técnica

Los elementos por los que son fabricados los jabones a base de árnica son los siguientes:

  • Sodium Olivate.
  • BHT
  • Sodium Cocoate
  • EDTA
  • Aqua
  • D-limonene
  • Glycerin
  • Arnica Montana Flower
  • Parfum
  • Benzyl Alcohol
  • Cocos Nucifera Oil

Modo de uso

  1. La forma correcta de emplear este jabón sobre nuestra piel es la mencionada a continuación:
  2. Humedecemos la zona a tratar, se aconseja aplicar cuando vayamos a ducharnos.
  3. Mojamos el jabón y lo frotamos para que pueda brotar espuma.
  4. Realizamos suaves masajes con el jabón en las zonas deseadas y luego frotamos con la yema de los dedos dando movimientos circulares durante 2 minutos.
  5. Enjuagamos con abundante agua para que no queden restos de jabón en la piel.

ᐈ TOP 15 MEJORES JABONES DEL 2020 ⭐️